Cómo lavar y planchar una camisa - Apposta

Este sitio web no es compatible con Internet Explorer, por favor instale Microsoft Edge , Mozilla Firefox o Google Chrome

×
Realiza tu pedido antes del 17 de julio para garantizar el envío antes del cierre de verano de nuestra fábrica
Cómo crear tu propia camisa personalizada
Elementos de tu camisa personalizada
Materiales de los tejidos
Nuestros proveedores de tejidos
Cómo crear tu propia camisa personalizada
Elementos de tu camisa personalizada
Materiales de los tejidos
Nuestros proveedores de tejidos

largeshirtcare

Tomarse el tiempo para lavar, mantener y almacenar correctamente las camisas las mantendrá en perfecto estado por más tiempo. Aquí hay algunos consejos esenciales para asegurarte de que tus camisas luzcan siempre impecables.

Prepara tus camisas antes de lavarlas

Lavar las camisas del revés evita la decoloración, la abrasión y eventuales daños a los botones. También es una buena idea tratar previamente los puños y el cuello antes de lavarla, ya que estas áreas son propensas a las manchas. Puedes hacerlo aplicando un poco de detergente directamente en estas áreas.

Lava tus camisas a mano o elige un programa en frío

La mejor manera de lavar las camisas es a mano, que es más suave que un lavado a máquina. La siguiente mejor opción es lavar la camisa eligiendo un ciclo de lavado en frío, como 30ºC. Una temperatura baja reducirá la posibilidad de encogimiento. Al igual que con toda la ropa, lava prendas de tonos similares para evitar la transferencia de color.

Seca tus camisas al aire

Sin alguna duda las secadoras son cómodas, pero pueden ser dañinas para la tela de una camisa, así que trata siempre de secar tus camisas al aire. La mejor forma de hacerlo es colgar las camisas en una percha y dejarlas en un lugar cálido y seco. Colocar un deshumidificador cerca acelerará el proceso de secado. Este método no solo es delicado, sino que también evitará que las prendas se arruguen.

hangshirt

Plancha en el orden correcto

A la hora de planchar una camisa, plancha primero el cuello y los puños y sucesivamente las mangas y el cuerpo. Dejar el torso de la camisa para el final significa que no tendrá la oportunidad de volver a arrugarse. Es preferible planchar la camisa del revés y con algo de vapor.

Cuélgala y dóblala con cuidado

Guardar tus camisas colgadas las mantendrá libres de arrugas y luciendo lo mejor posible. Es importante asegurarse de que la percha no sea más ancha que los hombros de tus camisas.

Si no tienes espacio disponible para colgar tu ropa, te contamos cómo tienes que doblar una camisa: empieza abotonándola y luego colócala en una superficie con los botones hacia abajo. Dobla las mangas por detrás de la espalda. Ahora dobla las mangas hacia arriba para que cada puño toque el cuello. Dobla los lados de la camisa hacia adentro para que se unan en el medio. Dobla la camisa en tercios comenzando desde el dobladillo hacia arriba, luego dale la vuelta para que los botones queden hacia arriba.

Alterna tus camisas

El uso excesivo de una camisa acelerará su deterioro. Debes hacer rotar tus camisas para que todas se desgasten por igual. Si tienes un estilo favorito de camisa, considera comprar varias del mismo estilo para que puedas rotarlas.
 

Seguimos en contacto

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir nuestras últimas ofertas y actualizaciones de estilo