Apposta

Este sitio web no es compatible con Internet Explorer, por favor instale Microsoft Edge , Mozilla Firefox o Google Chrome

×
Recibe 10% de descuento en tu primera compra - use el código PrimeraApposta128
Apposta guías > Guía para la compra en Apposta > Cuidado de la Apposta

Lavar, planchar y guardar con cuidado su camisa

Apposta aconseja lavar la camisa justo después de su uso para evitar que las manchas o la suciedad se consoliden y dañen las fibras estropeándolas. Tras los primeros lavados, el tejido y las confecciones podrían sufrir un ligero asentamiento, variable de camisa a camisa, por este motivo el cuello se entrega con 1/2 talla más de lo solicitado. 

Lavado

El lavado puede realizarse en casa o en la lavandería, obviamente es preferible lavar las camisas en casa, ya que se pueden controlar directamente todas las fases. Por lo general es suficiente con seguir las instrucciones incluidas en la lavadora y compararlas con lo indicado en la etiqueta de la camisa. Antes de comenzar el lavado, le sugerimos que añada un poco de detergente en las zonas sometidas a mayor desgaste como el cuello y los puños, y que lo deje actuar durante unos minutos, evitando frotar a mano. 

Apposta aconseja que se utilicen detergentes neutros o con bajos niveles de acidez en cantidades limitadas para garantizar un mayor mantenimiento de la camisa con el paso del tiempo y evitar un excesivo deterioro del tejido, principal causa de la aparición de opacidades en la trama o de estrías en los tejidos oscuros. Para las camisas de tonalidades oscuras como el azul marino y el negro, se aconseja el empleo de detergentes específicos para colores oscuros, además es deseable someter a la prenda a lavado y planchado "del revés".

La temperatura óptima de lavado, según se indica en la etiqueta de la camisa, es de 30/40 grados centígrados. Tras el lavado se aconseja colgar la camisa en una percha para la primera fase de secado y retirarla cuando aún esté húmeda para facilitar las tareas de planchado. 

Planchado

Para un correcto mecanismo de planchado conviene comenzar desde las puntas hacia el centro del cuello, pasando la plancha antes por el revés y a continuación por el derecho de la camisa. Se continúa con las mangas empezando por los puños, también estos planchados antes del revés y luego del derecho. Por último se coloca la camisa en el extremo de la tabla para planchar la zona de los hombros, la espalda y las dos partes delanteras. 

Conservación

Las camisas pueden guardarse colgadas o dobladas y colocadas de una en una en cajones planos específicos donde se pueden añadir saquitos de lavanda u otras hierbas perfumadas para transmitir a la camisa un aroma agradable.