Cómo debe quedar una camisa - Apposta

Este sitio web no es compatible con Internet Explorer, por favor instale Microsoft Edge , Mozilla Firefox o Google Chrome

×
Realiza tu pedido antes del 17 de julio para garantizar el envío antes del cierre de verano de nuestra fábrica

Cuando compra una camisa nueva, tiene que elegir entre cientos de estilos, miles de telas y gran cantidad de detalles de diseño. Pero en el fondo, lo que realmente cuenta es un solo factor: el ajuste. El ajuste perfecto. Y aunque existen los tamaños estándar (pequeño, mediano, grande, etc.), en realidad solo se ajustan bien a un pequeño porcentaje de hombres con cuerpo de modelo. Porque un cuerpo pequeño, por ejemplo, no tiene por qué tener un cuello estrecho o unos brazos cortos, etc. Tenga en cuenta que una camisa de vestir estándar está confeccionada con cerca de 20 componentes diferentes que al unirse deben de adaptarse a su complexión corporal sin igual para lograr ese acabado perfecto, y que pocas veces se logra con una talla de serie. Siga leyendo para descubrir cómo debe quedarle su camisa:

 

El ajuste del cuello

  

Empecemos con el cuello. La manera en que quede y se ajuste afectará a la comodidad y forma en que cuelgue su camisa; si le aprieta, corre el riesgo de estrangularse, y si está demasiado suelto su tapeta (y la corbata si lleva) no se asentará bien. Para comprobar la circunferencia correcta de su cuello, póngase la camisa y coloque un dedo entre su cuello y el cuello de la camisa. Si puede hacerlo cómodamente, la camisa le está bien: el cuello de la camisa debe tocar la piel alrededor de su cuello, pero no crear presión.

El ajuste del hombro

  

La forma en que su camisa se ajusta a sus hombros afectará a su caída en el resto del cuerpo. Si las costuras le quedan demasiado estrechas (demasiado cerca del cuello) le darán un aspecto de hombro caído, incluso si no los tiene. Las costuras demasiado anchas, alejadas de los hombros, harán que la camisa se doble y se arrugue. Para un aspecto impecable, es necesario que la costura termine en el borde del hombro.

El ajuste de mangas y puños

  

Las mangas nunca deben quedar holgadas. Para evitar el ala de murciélago, cerciórese que las sisas estén lo más altas posibles para crear una manga pulcra y estilizada. Para el largo de la manga, realice una sencilla prueba: debe poder doblar los brazos sin sentir que la tela se estira. Con los brazos extendidos, las mangas de camisa deben tocar las articulaciones de las muñecas. En cuanto a los puños, deben ajustarse cómodamente a las muñecas. Vale la pena probarse una chaqueta sobre la camisa para comprobar el largo; la manga de la camisa debe asomar sutilmente por debajo de la manga de la chaqueta.

El ajuste del torso

  

La tela debe quedar plana sobre los pectorales. Fíjese en los botones. ¿Está la tela tirante? Si es así, la camisa le queda demasiado apretada. Si cree que le queda demasiado grande, haga la prueba del pellizco: cójase tela del costado, debería de poder pellizcar unos 5 centímetros de tela, si es más, le está grande.

El ajuste de la parte inferior

  

El largo de la camisa tiende a ser más una preferencia de estilo, por ejemplo, dependiendo de si busca un aspecto elegante o informal, la llevaría por dentro o por fuera. Si quiere llevarla por dentro, debe encontrar ese punto óptimo que no es ni demasiado corto ni demasiado largo. Demasiado corto y se le saldrá del pantalón. Para comprobarlo: levante los brazos para ver si la camisa se mantiene dentro; si su camisa tiene un dobladillo redondeado, está diseñada para llevarse por dentro, este pequeño pero importante detalle ayuda a que la 'cola' (la espalda) del dobladillo se mantenga en su sitio. ¿Busca un aspecto informal? Si quiere llevarla por fuera, asegúrese que la camisa sea un poco más corta para que las capas mantengan un orden y evitar que su camisa se asome por debajo de la chaqueta. En este caso, puede verificar el largo de su camisa levantando los brazos nuevamente; si se le ve el estómago, necesita que sea más larga.

Cómo debe quedar una camisa formal

  

Básicamente, igual que lo arriba indicado. Sin embargo, la camisa formal debe de quedar un poco más ceñida que las Oxford de diario. Esto se debe a que el aspecto deseado es un poco más elegante y pulido que la cómoda camisa de cuadros de entre semana. Preste especial atención al cuello: debe ajustarse perfectamente para adaptarse a sus accesorios elegantes, como una corbata o pajarita.

La ventaja de las camisas a medida

  

Al elegir un servicio de confección a medida en persona o en línea se asegura, con razonable certeza, que se prevendrán automáticamente los problemas anteriormente descritos. Cuando solicita una camisa diseñada específicamente para usted en lugar de una talla estándar, un experto profesional se encargará de que su camisa se ajuste a su medida y a su forma, en base a las proporciones exactas de su cuerpo.


  

 

Seguimos en contacto

Introduce tu dirección de correo electrónico para recibir nuestras últimas ofertas y actualizaciones de estilo

Quiénes somos Somos camiseros italianos, expertos en fusionar la excelencia de la artesanía tradicional con la innovación digital. Así, nuestros clientes pueden crear directamente online sus camisas personalizadas según sus medidas y necesidades. Una vez creadas, nosotros nos encargamos de realizarlas para ellos en Italia. Descubre más